Jornada Empresarial sobre Tratados Económicos de la Unión Europea

Comisión Europea espera que “cuanto antes” Trump aclare su posición respecto a las relaciones comerciales con la Unión

Insiste en que el TTIP no supondrá una rebaja de los estándares de calidad de los productos ni de los derechos laborales en Europa

VALLADOLID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) –

El jefe de prensa de la representación de la Comisión Europea en España, Dimitri Barua, espera que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, aclare “cuanto antes” su posición respecto a las relaciones comerciales con el viejo continente, ya que más allá de sus planteamientos electorales, desconoce sus intenciones finales respecto a esta cuestión.

Así lo ha señalado este jueves en Valladolid, donde ha participado en una jornada con empresarios de la provincia organizada por la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE) para divulgar la política comercial de la Unión Europea.

En declaraciones recogidas por Europa Press, Barua ha recordado que al día siguiente de la victoria de Trump en las elecciones presidenciales, la Comisión envío un mensaje al vencedor para subrayar la relación “fuerte” que existe entre la Unión y los Estados Unidos, no sólo en materia comercial, sino también en cuestiones geopolíticas como la seguridad o el “reto” de la inmigración.

En cualquier caso, se ha mostrado a la expectativa de los pasos que dé la nueva Administración norteamericana una vez asuma el poder y ha mostrado su confianza en que puedan “seguir trabajando juntos”.

El representante comunitario ha explicado a los empresarios vallisoletanos las “oportunidades” que ofrece, especialmente a las pymes, la consecución de acuerdos intercontinentales como el recientemente firmado con Canadá o el alcanzado hace ya seis años con Corea del Sur.

TTIP

En cuanto al Acuerdo Traslántico de Libre Comercio con Estados Unidos –TTIP por sus siglas en inglés–, Dimitri Barua ha insistido en que esto supone “una baza” para la exportación y el empleo en sectores como el agroalimentario, la industria química o la de maquinaria, los cuales son “muy competitivos” tanto en España como en Castilla y León.

Barua ha recordado que Estados Unidos es el mayor socio comercial de la Unión Europea, aunque esta relación “se puede mejorar mucho” en materia de simplificación burocrática y reducción de aranceles. Por ello, ha defendido las bondades del TTIP, un acuerdo “muy ambicioso” que lleva ya “tres años de negociación” y que espera que “siga avanzando”, puesto que “es preferible esperar por un buen acuerdo que firmar rápidamente uno malo”.

Asimismo, el representante de la Comisión ha subrayado que este acuerdo “no supondrá una rebaja en los estándares de calidad ni una disminución de derechos laborales en la Unión Europea”. “No lo vamos a permitir”, ha añadido, tras lo que ha descartado que con él se vaya a permitir la entrada en el viejo continente de carne americana tratada con hormonas y ha negado que pueda suponer “una invasión” de productos estadounidenses”.

Sí ha subrayado, en cambio, que de aprobarse, las pymes podrán entrar en el mercado norteamericano “con más facilidad”, pues actualmente son las que más dificultades tienen para vencer las trabas existentes, a diferencia de las grandes multinacionales europeas, con medios suficientes para solventarlas y con capacidad para “pelear de tú a tú” con las empresas estadounidenses.

Así, ha puesto como ejemplo el acuerdo con Canadá, que ha brindado “mayor protección” a las denominaciones de origen, facilita la obtención de visados para misiones comerciales o agiliza la convalidación de estudios académicos.

En esto ha coincidido la presidenta de la CVE, Ángela de Miguel, la cual ha subrayado las oportunidades para “el empleo estable y de calidad” que podrán generar las empresas que aumenten su exportación y ha recordado que el comercio exterior es el responsable de las actuales cifras de crecimiento económico en España, las cuales “nunca habían alcanzado estos niveles sin la influencia del sector de la construcción”.

BREXIT

Por lo que se refiere al impacto que el Brexit tendrá en la relación comercial de la Unión Europea y el Reino Unido, Dimitri Barua ha asegurado que “aún es pronto” para calcularlo, dado que “ni siquiera se han iniciado las negociaciones” al no existir una petición formal de salida de las autoridades británicas, las cuales “parece que no saben muy bien cómo abordarlo”. No obstante, ha garantizado que la Comisión no accederá a las pretensiones de Londres de mantener la libertad de circulación de mercancías sin hacer lo propio con la de las personas.

En el encuentro ha participado el fundador de Bodega Matarromera, Julio Pinto, quien ha abogado por un acuerdo que permita la reducción de aranceles para vender en el país norteamericano, ya que las comisiones a los intermediarios hace que “cada dólar en impuestos se multiplique por cinco o seis en el precio final de una botella de vino”.

Por su parte, el director comercial de Isend, José Ignacio Lucas, ha compartido el deseo de conseguir una homologación normativa que permita reducir trámites burocráticos, al hilo de lo cual Dimitri Barua ha puntualizado que, a diferencia de lo que se pueda pensar, el 80 por ciento de las trabas que se encuentran los exportadores europeos al otro lado del Atlántico “no son arenceles”.

Por último, el gerente de Piñones de Castilla SA (Picasa), Celestino Muñoz, ha puesto como ejemplo el caso de las inspecciones sanitarias que pueden llegar a retener su producto “15 días” en la aduana estadounidense a pesar de haber pasado ya los mismos controles en España antes de su exportación.

Sin embargo, ha reconocido que un alimento tan característico como el piñón “no tiene dificultad” para venderse en el mercado americano por carecer de competidores autóctonos.

Autor: cve

Login

Contraseña perdida?